El caso del Brillante Virtuoso: ‘piratas’, asesinatos y fraude

2 septiembre, 2017 at 4:28 pm

El Brillante Virtuoso, un petrolero que con 141 mil toneladas métricas de crudo abordo, fue atacado por piratas somalíes en 2011, solo que todo parece indicar que lo que realmente ocurrió fue el fraude más espectacular en la historia naviera.

El Brillante Virtuoso. Bloomberg Businessweek

Néstor Tabares debía saber que los secuestradores estarían allí afuera, esperando. Era su decimotercer día en el mar a bordo del petrolero Brillante Virtuoso y, mientras el buque se dirigía hacia las aguas asediadas por piratas de Somalia, el ingeniero en jefe habría comprendido que eran un objetivo obvio. Poco a poco, el Brillante se internaba en el corredor marítimo más peligroso del mundo con una carga de 100 millones de dólares.

Era julio de 2011, y la amenaza de la piratería somalí en el Golfo de Adén nunca había sido más grave. La tripulación del Brillante de 26 filipinos, entre ellos Tabares y el capitán del buque, Noé Gonzaga, dispuso las medidas disuasorias comunes y al interior del petrolero armaron una habitación del pánico en caso de que los piratas subieran. La tripulación confiaba en que eso nunca pasaría. Sabían que la propietaria del buque, una empresa llamada Suez Fortune Investments Ltd., había organizado un equipo de seguridad en el puerto yemení de Adén como escolta para la etapa más peligrosa de su viaje.

En la noche del 5 de julio, Gonzaga ordenó parar el motor mientras esperaban la llegada de la escolta a la mañana siguiente. Todo estaba en calma. Un marino llamado Allan Márquez se quedó a hacer guardia. Poco antes de la medianoche vio una señal en el radar que se acercaba, era una lancha a motor. Márquez pudo distinguir a siete personas, seis de ellas en camuflaje, empuñando lo que parecían rifles. Su superior en la guardia, el segundo oficial Roberto Artezuela, llamó a Gonzaga a su camarote, y Márquez se dirigió a la cubierta.

“¿Quién va ahí?” gritó Márquez a la lancha. Uno de los hombres dijo que eran el equipo de seguridad y pidió subir a bordo. Márquez no sabía qué hacer. Eran demasiados hombres, en la hora equivocada, y uno ni siquiera llevaba zapatos. Dejar abordar a extraños armados iba en contra de todos los protocolos antipiratas. A través de la radio, Márquez recibió la orden: bajar una escalera de inmediato.

Seis hombres treparon. Eran de piel morena y usaban kufiya y cubrebocas. Llevaban rifles y pistolas. Cuando Márquez pidió que se identificaran, se negaron, se apoderaron de su radio y exigieron que los llevaran con el capitán.

Gonzaga todavía estaba en su camarote cuando Márquez llegó con uno de los visitantes armados. “Reúna a toda la tripulación en el cuarto de televisión”, le dijo el hombre. Márquez fue por ellos y cuando los 26 estuvieron en el cuarto de televisión, ya conscientes de que habían perdido el control del barco, dos de los hombres armados llevaron a Gonzaga al puente de mando, dos se fueron con Tabares a la sala de máquinas, y otros dos se quedaron como centinelas.

Los 24 marineros esperaron preguntándose qué estaba pasando con el capitán y el ingeniero jefe, hasta que unos disparos sugirieron lo peor. No se atrevieron a abrir la puerta. El motor del Brillante se puso en marcha; el barco se movía, pero nadie sabía hacia dónde. De repente, alrededor de las 3 am, sonó una explosión, hubo un apagón y saltaron las alarmas. Temerosa de sus guardias, la tripulación esperó, pero salieron y descubrieron que los intrusos habían huido.

El Brillante fue construido como dos rectángulos unidos en un ángulo recto: uno que llevaba la carga líquida y otro más pequeño que contenía los sistemas mecánicos y espacios de la tripulación. El fuego estaba debajo de ellos y subía. Márquez y otros tripulantes encontraron a Gonzaga en el puente de mando, solo e ileso, pero atado. Lo liberaron. La tripulación hizo una llamada de socorro que fue captada por el USS Philippine Sea, un crucero portamisiles que patrullaba cerca. Gonzaga ordenó prepararse para abandonar el barco.

En la cubierta, la tripulación se contó, eran veinticinco, faltaba Tabares. Dentro del Brillante, la temperatura subía, pronto el fuego alcanzaría la carga de 141 mil toneladas métricas de crudo. Una grupo fue por Tabares, pero a las 4 de la madrugada se rindieron y se lanzaron en un bote salvavidas. A la distancia se escuchó un helicóptero Seahawk de la armada estadounidense, enviado por el Philippine Sea, que lanzó dos botes para recoger a los filipinos.

A las 5 de la mañana, la tripulación del helicóptero vio movimiento en cubierta, Tabares estaba vivo, agitando una linterna. Las llamas eran intensas para un rescate aéreo. Saltó al mar y un bote de la armada fue a su encuentro.

A bordo del portamisiles, Gonzaga contó que los secuestradores le ordenaron entregar 100 mil dólares y navegar hacia Somalia; le dispararon a la caja fuerte cuando se tardó en abrirla. No sabía qué causó la explosión. Cuando Tabares llegó para compartir su historia, dijo que había logrado desactivar los motores del Brillante cuando sus captores no lo veían, luego escapó, ocultándose durante tanto tiempo que se perdió la evacuación.

El Philippine Sea trató de buscar a los piratas, la lancha había desaparecido. Al amanecer, un remolcador llegó de Adén y aplacó el fuego.

Tras siete horas desde que los piratas tomaran el barco, ya se activaba un elenco internacional: 
recuperadores de los puertos de la región para rescatar los restos; investigadores militares estadounidenses para determinar si los piratas somalíes habían adoptado nuevas tácticas; y lo más urgente, un operativo del mundo de los seguros para descubrir lo que realmente ocurrió a bordo de esa pieza asegurada de 100 millones de dólares. Porque si el secuestro del Brillante no era un caso de piratería, sería el fraude más espectacular en la historia naviera.

Lo sucedido el 6 de julio de 2011 detonó demandas judiciales e investigaciones criminales aún abiertas. Seis años después, el Brillante Virtuoso es un epíteto entre los veteranos del transporte marítimo, uno que revela la capacidad de su industria para la impunidad, la complejidad financiera y la violencia. Este relato se basa en pruebas judiciales, registros privados y gubernamentales y más de 60 entrevistas con involucrados, que en su mayoría pidieron no ser identificados, citando las reservas de un litigio de nueve cifras y, en algunos casos, la preocupación por su propia la seguridad. Todos en el mar aquella noche sobrevivieron. Pero el peligro apenas empezaba.

El Brillante Virtuoso. Bloomberg Businessweek

Cada vez que se pierde un buque comercial, el incidente se registra en Lloyd’s, una institución londinense que combina rituales antiguos con finanzas modernas. Contrario a la creencia común, Lloyd’s no es una aseguradora. Desde sus orígenes en un café del siglo XVII popular entre los comerciantes que financiaban los viajes marítimos, Lloyd’s evolucionó hasta convertirse en algo así como una bolsa de valores para el riesgo, donde las aseguradoras compran y venden exposición. Estas compañías se agrupan y se aseguran ellas mismas a través de reaseguradoras aún más grandes, que a su vez se rereaseguran con otros. Estas capas constituyen uno de los mercados más esenciales y menos entendidos del mundo, donde las primas generan por sí solas cerca de 40 mil millones de dólares al año. Cualquier cosa que pudiera perderse o causar una pérdida puede ser asegurada a través de Lloyd’s, pero el transporte marítimo sigue siendo toral. Cada año se pierden de 80 a 100 grandes embarcaciones, y el Brillante fue uno de los más grandes de 2011.

Después de un naufragio, aseguradores y asegurados tienen interés en preservar tanto valor como sea posible, por lo que recurren a los recuperadores. Bajo las reglas de Lloyd’s, los recuperadores tienen derecho a un porcentaje de cualquier cosa que salvan de la destrucción. A pocos minutos de la señal de auxilio del Brillante, la propietaria del petrolero, Suez Fortune, contactó a una compañía recuperadora llamada Poseidon Salvage International, y dos de sus barcos llegaron a la escena a las 7 de la mañana.

Cuatro días después, el dueño de Suez, un griego llamado Marios Iliopoulos, voló a Adén, instaló a la tripulación en un hotel y le dio a cada uno 200 dólares para ropa. Iliopoulos también se preparó para presentar una reclamación por su petrolero en ruinas. Pero antes de que las aseguradoras pagaran, era imperativo entender mejor el secuestro. Y para eso, necesitaban a David Mockett.

Cada puerto, por remoto que sea, tiene un cuerpo de peritos navales. Estos peritos son contratados para establecer los hechos de los incidentes; sus evaluaciones a menudo son la diferencia entre el pago de una reclamación o su denegación. Mockett era el mejor perito en Adén.

Creció cerca del puerto inglés de Plymouth, después se apuntó en una línea naviera mercante, y en los setenta se unió a una avalancha de occidentales que buscaban mejores perspectivas en Arabia Saudita. En 1998 se mudó a Yemen.

Comparado con Arabia Saudita, Yemen, el país más pobre de Oriente Medio, estaba dividido por conflictos sectarios, con enormes áreas ingobernables. Mockett aprendió lo peligroso que podía ser su nuevo hogar cuando terroristas suicidas de Al-Qaeda mataron en Adén a 17 marinos estadounidenses a bordo del USS Cole. Al año siguiente, en 2001, él sufrió un ataque, pero nunca descubrió por qué.

Una importante parte del comercio marítimo mundial pasa a poca distancia del puerto de Adén, por lo que la ciudad ofrece mucho trabajo para un perito.

Cuando la “Primavera Árabe” se extendió a Yemen a principios de 2011, los amigos de Mockett le pedían que dejara el país, al menos temporalmente, pero él se negó.

Mockett (derecha) posa con un amigo y dos yemenís.

Mockett (derecha) posa con un amigo y dos yemenís.

Cuando Mockett recibió la encomienda del Brillante, el jefe recuperador de la firma Poseidon, llamado Vassilios Vergos, le impidió el acceso al buque por casi una semana, un retraso inusual e inexplicable. Finalmente, Mockett llegó al petrolero, donde Vergos insistió en acompañarlo en sus rondas.

El buque estaba en el exterior en gran parte intacto, pero las zonas de máquinas y de tripulación en ruinas. Mockett comenzó a explorar y tomaba fotos pero era demasiado peligroso avanzar.

Al volver a Adén, meditó sobre la extrañeza de lo que había visto. Por regla general, los piratas no incendian buques valiosos, los secuestran y retienen a sus tripulaciones y carga por el rescate. Tampoco abandonan los barcos tras tomar el control.

Durante los siguientes días, las sospechas de Mockett crecían. No había señales de que los atacantes hubieran usado lanzagranadas, una de las pocas tácticas de piratas en las que podía pensar como causante de la explosión. Mockett encontró extrañas las narraciones de la tripulación. Era difícil creer que un capitán experimentado permitiera el ingreso de hombres armados a su barco en medio de la noche, en el corredor navegable más peligroso del mundo, si existía alguna duda sobre su identidad.

Decenas de millones de dólares en pagos de seguros dependían de las conclusiones de Mockett. Mientras preparaba su informe, compartía sus recelos con otras personas del sector que se reunían alrededor del buque. El 19 de julio, Mockett envió un correo electrónico donde decía que había empezado a sospechar que los supuestos piratas somalíes no eran ni somalíes ni piratas, sino más bien elementos de la guardia costera o la armada yemení. Prometió explicarse luego.

Al día siguiente, cerca de la 1 p.m., Mockett manejaba a su casa para comer cuando una bomba en su auto explotó. La detonación lo mató al instante.

El auto de Mockett tras la explosión.

El auto de Mockett tras la explosión.


El asesinato conmocionó incluso en una ciudad acostumbrada a los atentados. El Ministerio del Interior de Yemen ordenó una investigación y la policía local le pidió a uno de los amigos más cercanos de Mockett en Adén, un colega británico llamado Roy Facey, que redactara un informe. En el documento, que presentó el 23 de julio, Facey dijo haber hablado con Mockett sobre el caso Brillante justo antes de que muriera y escucharlo desechar la historia de los piratas somalíes.

Facey sospechaba que Mockett había sido asesinado por su descubrimiento, y ahora él estaba en poder de esa información. El 25 de julio a la 1:10 a.m., Facey recibió una llamada de la embajada británica en Saná. Una mujer le dijo que su vida corría peligro y debía esconderse hasta que alguien pudiera sacarlo y luego abandonar el país inmediatamente.

Facey se encerró en su apartamento por más de 36 horas. A última hora de la tarde del 26 de julio, recibió a un grupo de hombres con acento estadounidense que lo llevaron al aeropuerto. Los hombres no se identificaron, pero Facey creyó saber quiénes eran. Las fuerzas especiales estadounidenses estaban activas en todo el sur de Yemen en ese tiempo. Facey voló de Adén sin saber quién lo quería muerto. (Declinó ser entrevistado.)

Otro ciudadano británico llegaría para investigar el asesinato de Mockett, Jonathan Tottman, detective adscrito al servicio exterior procedente de la Policía Metropolitana de Londres.

No había mucho que investigar. Las autoridades habían despejado el sitio del coche bomba casi inmediatamente, recolectando poca evidencia; la computadora portátil de Mockett desapareció bajo custodia policial. Al-Qaeda había amenazado a los occidentales en todo Yemen, pero Tottman y otros creían que el asesinato no era un acto de terrorismo. Ningún grupo militante reivindicó el asesinato.

En las semanas posteriores al homicidio, otro de sus amigos le pidió a un perito pakistaní en Adén que averiguara. El pakistaní pronto fue arrestado, le confiscaron su pasaporte y lo detuvieron por cinco días. Tras su liberación, el hombre huyó del país, y el amigo de Mockett interpretó el incidente como una advertencia para que dejara de hacer preguntas.

En última instancia, demasiado dinero y demasiados actores estuvieron involucrados para que la destrucción del Brillante fuera ignorada. Las indagatorias continuaron. La Marina de EU redactó informes escépticos, basados en lo referido por el Philippine Sea. En uno de los informes señalaba que los piratas suelen iniciar incendios para sacar a la tripulación de una bodega fortificada, pero en el Brillante los secuestradores tenían el control de todos a bordo. El personal de la Marina también advirtió que, curiosamente, Gonzaga y Tabares habían pedido abordar uno de los remolcadores de Poseidon casi inmediatamente después de ser rescatados. Así lo hicieron, luego rehusaron las solicitudes de los oficiales de regresar al Philippine Sea para más entrevistas.

Los piratas en el Golfo de Adén son generalmente somalíes de piel oscura que hablan la lengua de ese país. Pero la tripulación del Brillante dijo a la Marina que casi todos tenían piel más clara y hablaban “una forma no identificada de árabe”. Y la caja negra del petrolero mostró que el buque había navegado hacia el oeste durante la incursión, cuando Somalia quedaba al sur. Los auténticos piratas somalíes se habrían dado cuenta.

Para fines de agosto, lo que quedaba del Brillante estaba anclado en aguas de los Emiratos Árabes Unidos, remolcado allí por otra compañía de origen griego, Five Oceans Salvage, que se había asociado con Poseidon. Con el buque seguro, llegaron varios equipos de inspectores. Entre ellos había agentes del Servicio de Investigación Criminal Naval de Estados Unidos; si los piratas ya estaban quemando barcos comerciales, la Marina quería saberlo. Se les unieron expertos en incendios y explosivos, personas contratadas por los propietarios del buque y de la carga, y aseguradoras. Anteriormente, un perito contratado por Suez Fortune había argumentado que el incendio fue causado por una granada pirata errática. Pero uno de los expertos en explosivos examinó un espacio adyacente a la sala de máquinas y distinguió una protuberancia en el suelo que solo podía haberla producido una bomba, pensó, algo concentrado y poderoso.

Brillante Virtuoso.

Hundir o dañar un barco por el dinero del seguro es, en cierto modo, un crimen perfecto: no hay testigos, no hay evidencia y no hay policías. Las probabilidades de salir impunes son buenas. Aun cuando un accidente tiene tufo a fraude, las aseguradoras de Lloyd’s casi siempre pagan algo. La ley no escrita de los seguros marítimos es evitar conflictos con los clientes y que las primas sigan llegando.

Pero si el Brillante no era un auténtico secuestro, si se trataba de un trabajo interno, con un encubrimiento que incluía hasta el asesinato, entonces no tenía precedentes. Quince meses después del ataque, un segundo británico murió en Adén en circunstancias misteriosas. Roger Stokes, un abogado amigo de Mockett, había tratado de cobrar una factura sin pagar del Brillante. El 7 de octubre de 2012 fue hallado en su apartamento sangrando de una herida en la cabeza. Murió rumbo al hospital. La familia de Stokes creyó que su muerte era accidental, pero en los círculos del transporte naviero, Stokes pertenece a la lista de los que han tratado con el Brillante y luego se hallaron en peligro.

En Londres, cuatro meses después, dos grupos de aseguradoras encaraban reclamaciones del Brillante. La primera concernía a la carga de petróleo. El principal recuperador, Five Oceans, pedía 30 millones de dólares a un grupo de tres aseguradoras (Royal & Sun Alliance Insurance Group, Zurich Insurance Group y Allianz) como recompensa por salvar la carga. La segunda reclamación atañía al propio Brillante. Suez, la propietaria, quería recuperar cerca de 100 millones de dólares por concepto del casco, la maquinaria, y las ganancias perdidas, más intereses, de un grupo de 10 compañías aseguradoras lideradas por Talbot Underwriting Ltd.

En febrero de 2013 se discutió el caso en la oficina central de Lloyd’s. Ahí llegaron representantes de ambos grupos de aseguradoras, sus abogados y cuatro detectives de la policía.

Las aseguradoras de la carga eran reacias a pagar, agregaron que si la policía de la ciudad de Londres intervino, podrían retrasar una decisión. Ganar tiempo sería útil para sus investigadores privados, que seguían localizando testigos. Pero un representante de Royal & Sun, que recientemente había librado una batalla legal con una naviera griega, expresó temores de que la compañía adquiriera una reputación de hostilidad si se enfrentaba a otro cliente. Pocas semanas después de la reunión, las aseguradoras de la carga pagaron los 30 millones de dólares que pedían los recuperadores (las aseguradoras se negaron a hacer comentarios).

Por otro lado, las aseguradoras agremiadas con Talbot rechazaron la reclamación de Suez por el buque. Suez las demandó. Para prepararse para el juicio, las aseguradoras enviaron investigadores a Oriente Medio, para indagar el ataque y el rescate, y Grecia, para averiguar más sobre Iliopoulos.

Los investigadores descubrieron que uno de los barcos de Iliopoulos ya había tenido problemas en la costa de Adén. El 26 de mayo de 2009 se produjo un incendio en la sala de radio de un petrolero de 90 mil toneladas llamado Elli. Mientras la tripulación luchaba contra el fuego, el barco encalló en un banco de arena. Los remolcadores lo sacaron, pero tres meses más tarde Elli sufrió un inexplicable accidente en las aguas del Canal de Suez, partiéndose a la mitad. La reclamación resultante, por 35 millones de dólares, fue objetada por las aseguradoras del buque y terminó en litigio; las partes llegaron a un acuerdo antes del juicio.

El ingeniero jefe del Elli el día del incendio era Néstor Tabares. Dos compañías recuperadoras respondieron a sendos accidentes, cuando el barco encalló, Poseidon fue el primero en la escena, y cuando más tarde se rompió en dos, Five Oceans se hizo cargo del naufragio.

El gerente de Poseidon, Vassilios Vergos, no respondió a llamadas y correos electrónicos dirigidos a la oficina griega de la compañía. El director de Five Oceans, Nikolaos Pappas, dijo en una entrevista que el único papel de su compañía en el caso Brillante fue asegurar la nave.

Iolopoulos posa realizando uno de sus hobbies.

Iolopoulos posa realizando uno de sus hobbies.

Marios Iliopoulos había mantenido su nombre fuera del litigio del Elli. Era dueño del petrolero, lo mismo que el Brillante, a través de una red de sociedades anónimas offshore. Tiene tal vez 50 años, reside cerca de Atenas y controla uno de los servicios de ferri rápido de la ciudad a Mykonos.

Si bien las publicaciones del ramo indican que Iliopoulos ha poseído hasta ocho grandes barcos a la vez, por años fue virtualmente desconocido para sus aseguradoras, aunque sus buques tuvieran a veces finales trágicos. En 1994, el Iron Antonis, un viejo carguero que Iliopoulos poseía con sus dos hermanos, estaba listo para el desguace. Los hermanos lo enviaron en un último viaje, transportando mineral de Brasil a China. Se hundió en una tormenta a 2 mil millas al oeste de Ciudad del Cabo cobrando la vida de todos los 24 marineros. Las autoridades griegas acusaron a los hermanos de causar las muertes por negligencia. Ioannis y Marios Iliopoulos fueron absueltos, pero su hermano, Antonis, fue condenado en 2001; el caso se dio por cerrado en apelación.

En 2015, después de más de dos años de preparativos, el consorcio de aseguradoras liderado por Talbot acusó a Iliopoulos de orquestar el asalto al Brillante Virtuoso. “No hubo ataque de piratas somalíes”, dijeron en documentos presentados en un tribunal de Londres. “Todo el ataque contra el buque fue actuado y montado con la participación y connivencia del propietario” y los miembros de la tripulación, específicamente, el capitán Gonzaga, el segundo oficial Artezuela y el ingeniero en jefe Tabares. Las aseguradoras afirmaron que el fuego era estratégico: inició por una bomba en un lugar elegido, lo alimentaron con un acelerador y canales de aire, y tenía la intención de inutilizar el barco.

Talbot echó mano de las inconsistencias en las declaraciones de los marineros. De acuerdo con las transcripciones de la Marina estadounidense, el primer relato del incidente por un tercero, la tripulación inicialmente dijo que los atacantes se hicieron pasar por su equipo de seguridad. Sin embargo, en declaraciones posteriores (presentadas en Adén, después de que Iliopoulos hubiera llegado, así como en Manila) la historia cambió. Gonzaga, Tabares y Márquez, el marinero que dejó subir a los hombres, dijeron que los piratas habían afirmado ser de “las autoridades”. La versión modificada parecería resolver una falla lógica clave: ¿cómo podían saber unos piratas somalíes que el petrolero esperaba una escolta?

En busca de un motivo, las aseguradoras dijeron que Iliopoulos estaba profundamente endeudado, pues había pedido prestados 60 millones de dólares o más para comprar sus naves, y además el Brillante, en los primeros seis meses de 2011, tenía números rojos que ascendían a 4 millones de dólares. Talbot alegó que mientras sus finanzas se deterioraban, Iliopoulos comenzó a planear la destrucción del Brillante. Iliopoulos respondió acusando a las aseguradoras de perjudicar su reputación. Negó las “acusaciones infundadas e injustificadas”.

En abril de 2016, Iliopoulos fue citado por un juzgado de Londres para que respondiera sobre un asunto antes del juicio: los registros electrónicos de una compañía que gestionaba el Brillante parecían haber desaparecido. Iliopoulos se presentó con una apariencia improbable para un magnate naviero. Acusado de retener deliberadamente los correos electrónicos, Iliopoulos golpeó la mesa y los contraacusó de haber “cometido crímenes” en el curso de sus investigaciones en Grecia. El juez Julian Flaux le advirtió que dejara de ser evasivo.

En el segundo día, el abogado de Talbot, Jonathan Gaisman, le dijo al juez que alguien había intervenido los correos electrónicos de un abogado griego contratado por las aseguradoras. Esos mensajes, explicó, llegaron a manos de Iliopoulos. Gaisman entonces acusó a éste de ordenar el hackeo. Iliopoulos respondió en voz baja. Mirando fijamente al abogado Gaisman, le dijo que esas acusaciones podrían traer “consecuencias”. El juez Flaux intervino: “Usted no usará esta sala para amenazar a abogados ingleses”, gritó. Cuando Iliopoulos dejó el estrado, se disculpó con Flaux, expresando que era un hombre emocional que intentaba proteger su reputación.

Al salir, cuatro oficiales de la policía de Londres lo esperaban. “Señor Iliopoulos, lo arresto por conspiración para cometer fraude”, le dijo el más alto, cogiéndolo por un brazo. Luego fue interrogado durante horas en una comisaría antes de ser puesto en libertad sin cargos.

La investigación sobre su participación en el Brillante continúa, según personas familiarizadas con la averiguación, aunque su alcance es limitado. Las autoridades se centran en determinar si la reclamación al seguro era fraudulenta, lo que podría acarrear una pena de hasta ocho años de prisión.

Iliopoulos nunca recibió sus 100 millones de dólares. El juez Flaux le negó la reclamación después de esa confrontación en el estrado, en un fallo de 2016 escribió: “El Sr. Iliopoulos claramente perdió la compostura y amenazó a las aseguradoras y sus representantes legales de una manera vergonzosa (…) Con esta evidencia intemperada y amenazante, el señor Iliopoulos perdió todo resto de credibilidad”.

En 2011, cuando Tottman, el detective de Londres, regresó de investigar la muerte de Mockett en Adén, fue citado para informar al gobierno británico. Las autoridades preguntaron quién había puesto la bomba: ¿Criminales? ¿El gobierno? ¿Terroristas? En Yemen, dijo Tottman, pueden ser los tres al mismo tiempo. En una entrevista, Gerald Feierstein, el embajador de Estados Unidos en Yemen entre 2010 y 2013, coincidió con esa evaluación. “La corrupción era endémica en el ejército y el gobierno civil”, dijo. La marina yemení, corta de fondos, también facilitaba sus barcos y sus hombres para trabajos de seguridad privada.

Y la situación no ha hecho más que empeorar. Yemen está en un estado que bordea la anarquía, y la construcción de un caso de asesinato sería imposible. La policía británica no está investigando la muerte de Mockett. La única investigación formal fue realizada en Plymouth, la ciudad natal de Mockett, en 2012; y registraba un veredicto de “homicidio ilícito”, sin identificar a los sospechosos.

La investigación del Brillante también tiene sus límites. Al 19 de julio de 2017, la policía de Londres aún no había hablado con Allan Márquez, el primero en avistar a los atacantes del Brillante y quien los ayudó a abordar. Esa noche, en vísperas del sexto aniversario del asesinato de Mockett, un periodista de Bloomberg Businessweek localizó a Márquez en un barco que acababa de entrar en un puerto francés. Había estado esperando mucho tiempo, dijo, para contar su historia.

Márquez afirmó que después del ataque, Iliopoulos lo buscó en su hotel en Adén y lo amenazó. El empresario naviero quería que alterara parte de su relato del secuestro ante los investigadores. Márquez agregó que Tabares también se enfrentó a él en Manila semanas después.

Márquez contó eso en múltiples llamadas telefónicas, chats en línea y una entrevista en persona. Para explicar sus razones para hacer pública su versión, en cierto momento escribió que ya no tenía miedo de “los dos”, es decir, Iliopoulos y Tabares. Ahora, escribió, “tengo miedo de Dios. ¿Cuánto tiempo puedo esconder la verdad en mi conciencia?”. Antes de dejar el chat, escribió: “Espero que la justicia prevalezca”.

Iliopoulos no respondió a las solicitudes de entrevista. Una carta enviada a su oficina en Piraeus, Grecia, fue rechazada. Suez tampoco respondió a una carta dirigida a su domicilio social en las Islas Marshall. Tabares no respondió a solicitudes de comentarios. Tampoco Gonzaga, ni los otros tripulantes del Brillante.

El destino final del Brillante Virtuoso fue Gadani Beach, un desguace de barcos en el mar Arábigo. La nave fue remolcada a la arena, despojada de todo valor y despedazada.

Iliopoulos sigue activo en Grecia. La prensa local informó a principios de este año que había lanzado una oferta para comprar una participación en Hellenic Seaways, una importante compañía de ferris. Mientras tanto, es factible que tenga al menos un buque en el mar. En la página de Facebook de Gonzaga aparece la foto de otro petrolero, el Despina Andrianna. El propietario registrado de esa nave, según las bases de datos marítimas, es una opaca compañía con una dirección frente a la terminal de ferri en Piraeus. Iliopoulos testificó en el pasado que esa dirección es suya. Al cierre de esta edición, el Despina Andrianna estaba atracado en Cuba, preparándose para navegar con un número desconocido de almas.

 

Fuente: El Financiero

Brian Epstein: el genio detrás de The Beatles

2 septiembre, 2017 at 4:18 pm

brian epstein

Lo expulsaron del Liverpool College cuando tenía 10 años porque, según sus profesores, tenía un coeficiente intelectual menor al de sus compañeros.

En las clases de matemáticas escondía sus manos debajo del pupitre para dibujar bailarinas y escenarios imposibles en sus cuadernos. Sus padres, un par de inmigrantes judíos de Europa del Este, conservadores y acaudalados, fueron citados por el director del colegio inmediatamente.

“Brian, Brian: si sigues así, ni nosotros ni el mundo sabremos qué hacer contigo”, le dijo su padre Harry al llegar a casa. Deprimido y cabizbajo, se fue a la cama con el espíritu hecho añicos, pensando en cómo ser el alumno que tanto deseaban sus padres, tan respetuosos —judíos al fin— de la educación y el aprendizaje.

La vida le encontraría después una misión más importante que la escuela: la creación de The Beatles.

El pasado 27 de agosto se cumplió medio siglo de la muerte de Brian Samuel Epstein (1934-1967), quien no es el Quinto Beatle, pero podría serlo, aunque para muchos —como Jerry Goldman, director del Museo The Beatles Story— ese mote le quede chico, pues se trata de alguien de mayor calado: el verdadero hacedor de los Cuatro Grandes de Liverpool.

Tres años antes de morir accidentalmente por una sobredosis de barbitúricos mezclada con alcohol, Brian escribió A Cellarfull Of Noise (1964), sus memorias, en las que confesó lo difícil que le resultó aceptar su homosexualidad en un núcleo familiar tan conservador.

Todos los ejecutivos del canal estaban entre divertidos e irritados por tratar a este joven inglés tan correcto y bien hablado, obsesionado y preocupado hasta por el último detalle

Cuando supo que era gay, no se lo dijo a sus padres ni a sus hermanos, sino a su siquiatra, quien, violando su código de ética, se lo contó a la familia Epstein. El médico les aconsejó que lo enviaran una temporada a Londres para que “recapacitara” sobre sus preferencias sexuales. Ya asentado en la capital inglesa, el joven Brian ingresó a la Real Academia de Arte Dramático, donde tuvo como compañero de clase a quien entonces era la gran promesa de la escena británica: Peter O’Toole.

Sus deseos de ser actor se vieron frustrados rápidamente. Su hiperactividad lo convirtió en un histrión poco disciplinado y olvidadizo. Dejó sus clases apenas hubo acabado el primer semestre. “Mi propia sensación de inferioridad y frustración se evaporó cuando supe que podía ayudar a los Beatles a convertirse en la mejor banda del mundo”, escribió en sus memorias.

El gran descubrimiento de The Beatles ocurrió el 9 de noviembre de 1961 en el número 10 de la Matthew Street, en Liverpool, una ciudad con un espíritu juvenil muy común entre las urbes que habían sido bombardeadas por las fuerzas nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Esa noche, Brian salió de su monótono trabajo en la North East Music Stores (NEMS) —una tienda de discos e instrumentos musicales que era propiedad de su familia— para tomarse unos tragos en The Cavern Club, un bar en el que, le habían dicho, tocaban cuatro adolescentes locales enfundados en pantalones de mezclilla y chamarras de piel negra. “Al parecer sólo tocan covers de Buddy Holly y otros compositores americanos, pero son muy famosos en Hamburgo”, le dijo uno de sus clientes.

Aquella noche, en efecto, cambió el rumbo de la Historia. Brian Epstein —de apenas 27 años, vestido con un elegante traje que lo hacía parecer un prominente empresario— se acercó al escenario para saludar a esos cuatros chicos que respondían a los nombres de John Lennon, Paul McCartney, George Harrison Pete Best (Ringo Starr se sumaría un año después). Les pidió ser su representante. Como todos eran menores de edad, necesitaban el consentimiento de sus padres. El primero en oponerse fue el señor James McCartney, protestante, admirador de Churchill, bombero jubilado y padre de Paul: “¿Cómo voy a dejar el futuro de mi hijo en las manos de un judío?”.

Según cuenta Mark Lewisohn en su libro Tune In: The Beatles: All These Years (2013), Epstein tampoco les dijo grandes cosas para convencerlos. “Chicos: me gusta su música, su ritmo y su sentido del humor sobre el escenario”. Palabras suficientes para que George, el más inquieto, soltara una opinión a botepronto: “Es un rico muy rico, ¿por qué tendríamos que negarnos?”. John Lennon confesaría años después en una entrevista: “La verdad es que sólo estábamos esperando la oferta del primer gran hombre con un gran cigarro en la boca”.

Tras ser rechazado rotundamente por Decca y aprovechando su cercanía con los sellos discográficos y los estudios de grabación del Reino Unido, Epstein logró que los Beatles —ya con Ringo en la alineación— firmaran un contrato con los estudios EMI de Abbey Road, donde grabaron su primer álbum, Please Please Me, en 1963.

Epstein les puso, entre muchas otras, tres condiciones: que los temas fueran firmados como Lennon/McCartney para evitar egos y conflictos posteriores, que confiaran plenamente en él a la hora de tomar decisiones y que los cuatro comenzaran a usar traje, corbata y peinados de hongo. Profundo amante de la moda, diseñador frustrado y notablemente influenciado por la artista alemana Astrid Kircherr, Epstein tenía muy claro que no quería un grupo, sino un concepto estético.

Lo que vino después fue la beatlemanía, que nunca hubiera sido posible sin Brian Epstein, quien en el otoño de 1963, sin mucha preparación en los negocios y los asuntos legales, tuvo las agallas para viajar a Nueva York y visitar en persona al mismísimo Ed Sullivan, el entonces presentador de televisión más popular de Estados Unidos.

Según recuerda Jonathan Gould en Can’t Buy Me Love: The Beatles, Britain and America (2007), “todos los ejecutivos del canal estaban entre divertidos e irritados por tratar a este joven inglés tan correcto y bien hablado, obsesionado y preocupado hasta por el último detalle”. Uno de ellos dijo: “es el mejor manager que he conocido en mi vida: completamente inflexible”.

Después de vender a los Beatles como “la mejor banda de la historia” o “lo mejor que la ha pasado a la música desde hace siglos”, Ed Sullivan aceptó la oferta tras escuchar Love Me Do, la canción que Brian había elegido como primer sencillo de la banda.

El 9 de febrero de 1963, el Cuarteto de Liverpool conquistó a América y al mundo con un show que fue visto por 74 millones de televidentes, un hito en la historia de la música y la televisión. Brian, detrás de cámaras, se sabía el Quinto Beatle“Brian, Brian: si sigues así, ni nosotros ni el mundo sabremos qué hacer contigo”. Las palabras de su padre ya no le dolían tanto.

El 27 de agosto de 1967, la ciudad de Liverpool recibió, desde Sussex, Inglaterra, el cuerpo de Brian Samuel Epstein para organizar los servicios funerarios, a los que no acudieron los Beatles por temor a que sus fans rompieran la intimidad de la madre de Brian, que recientemente había quedado viuda. “Todo se ha jodido”, dijo Lennon. “Se ha acabado todo”, replicaron Ringo, Paul y George. La leyenda apenas estaba por comenzar.

 

Fuente: El Financiero

¿Puede un celular hacer explotar una gasolinera?

1 septiembre, 2017 at 4:46 pm

Es por muchos conocido, el peligro que representan los celulares en las gasolineras. Por algo están prohibidos.

Tal vez, hayas escuchado que usarlo podría generar, incluso, una explosión.

Foto: Especial

Debido a esto se han generado advertencias de todo tipo, entre las más comunes, que el utilizarlo puede causar incendios. Se llegan a citar algunos ejemplos.

Foto: Archivo

Sin embargo, hasta la fecha, no se tiene claramente documentado algún caso que pruebe tajantemente que esto es verdad, de hecho, existen algunos experimentos que han intentado con circunstancias donde se favorezca esta creencia y no se ha logrado.

La razón por la que esta afirmación ha tomado fuerza, puede deberse a otros elementos que sí pueden causar incendios.

Mientras que un celular en sí, no puede provocar ninguna clase de incendio, la electricidad estática sí. Si en la gasolinera, llega a haber alguna fuga o existe la ligera posibilidad de que se haya derramado el combustible, al ser tan explosivo, solo necesita de una pequeña chispa para encender.

Si el fuego, al recorrer la línea de gasolina, llega a colarse al tanque, estarás en un problema. Sí, es probable que tu auto explote.

Foto: Especial

Es oportuno señalar que nuestro celular no es el único objeto pueda generar electricidad estática y un “chispazo”, pero sí es un elemento que hay que tomar en cuenta.

Aunque el celular en sí no estallará en llamas (a menos que se trate de un Samsung Galaxy Note7), sí vale la pena esperar un poco para interactuar con él.

Foto: Flickr

Así, las recomendaciones que hemos oído, no son del todo equivocadas. Siempre que vayas a una estación de gasolina, apaga el motor, no uses tu celular, y sobre todo, pon atención a todo lo que está a tu alrededor.

Fuente: Atracción 360

Mira cómo operan delincuentes en las gasolineras

30 agosto, 2017 at 2:52 pm

El modus operandi de un ladrón fue captado por cámaras de seguridad de una gasolinera y evidenciado en redes sociales.

En la grabación se aprecia al “amante de lo ajeno” llegando en su vehículo al establecimiento para cargar gasolina, pero cuando se descuidó la persona que despacha para ir a atender a otros clientes, el delincuente aprovechó para tomar unos billetes y un celular que se encontraban en un mostrador.

El video fue difundido en la cuenta de Facebook Código Rojo Aguascalientes con el título “Volvió a pegar la rata”.

En la publicación denuncian que el señalado había realizado un robo parecido en la Plaza de la Tecnología de la ciudad de Tabasco.

En esta ocasión robó en la gasolinera ubicada sobre Avenida Aguascalientes y Corregidora en el Morelos I”, se lee debajo del video.

Además, mencionan que el botín del hurto fue de mil 500 pesos.

Mientras el despachador atendía a otros conductores, le robó su celular y 1500 pesos de la aceitera, eso sí, pagó sus 50 pesos que le puso de la verde”, afirman.

 

Fuente: Tabasco Hoy

‘Harvey’ elevaría los precios de la gasolina en México

28 agosto, 2017 at 2:46 pm

Los precios de la gasolina en México se verán afectados por los efectos de 'Harvey'. (Cuartoscuro/Archivo)

Los futuros de la gasolina en los índices internacionales que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ahora toma como referencia para fijar el precio diario de los combustibles en México aumentaron siete por ciento este fin de semana ante los temores de que la tormenta ‘Harvey’ pueda estropear parte de la producción petrolera de la costa del Golfo de México en la parte de EU.

Los futuros que cotizan en el Chicago Mercantile Exchange (CME) pasaron de 1.66 a 1.77 dólares por galón entre el viernes y las primeras operaciones de hoy, lo que implicaría en México un alza de la misma proporción.

La ultima vez que hubo un fenómeno similar en la costa de Estados Unidos, ‘Ike’ en septiembre de 2008, cuando también se cerraron operaciones de las refinadoras, el precio por galón en la región subió entre 15 y 20 centavos, cinco por ciento del precio.

La ahora tormenta tropical dejó en el fin de semana ‘fuera de combate’ al 22 por ciento de la producción de petróleo de la costa del Golfo de México del lado de EU, lo que representa casi 380 mil barriles diarios y 26 por ciento de la producción de gas natural, que significan 828 millones de pies cúbicos diarios, de acuerdo con datos del Departamento del Interior de Seguridad y Protección Ambiental de los Estados Unidos.

Las principales rutas de los energéticos de EU a México proceden de Corpus Christi y Houston en Texas y Nueva Orleans, Luisiana.

Shell cerró su planta de Deer Park, Texas, a 19 kilómetros de Houston, un complejo refinador y petroquímico, en el que Pemex posee la mitad de las acciones. Se espera que esté fuera de operación por al menos una semana.

Valero, uno de los principales proveedores de gasolina de Pemex, dijo que sus dos refinerías en el área de Corpus Christi —en donde tocó tierra ‘Harvey’— presentaron daños menores, pero reabrirá operaciones hasta que el puerto esté funcionando.

Exxon cerró su planta en Baytown, —la segunda más grande de Estados Unidos— por lo que llamó “severas inundaciones”.

Dado que en general todas las refinerías de zona están fuera de operación, ya existen alertas por falta de combustibles para el área de Houston, sobre todo porque se espera que las lluvias continúen hasta este próximo miércoles.

Los daños civiles, de acuerdo con la Alcaldía de Houston. incluyen seis muertos, 2 mil llamadas de emergencia y mil coches rescatados de sitios inundados. Los dos aeropuertos de la ciudad cancelaron todas sus operaciones este domingo.

AFECTAN OPERACIONES DE ENERGÉTICOS 

Una cuarta parte de la producción de petróleo y gas natural del Golfo de México fue cerrada ante la llegada del meteoro, indicó Dan McTeague, analista senior para el sitio de precios de gasolina GasBuddy.com.

Para México representaría que alrededor del 88 por ciento de sus importaciones de combustible generadas en EU estén bajo amenaza, porque provienen de la región de Galveston y Luisiana.

Alrededor del 60 por ciento del consumo en el país proviene de EU, que llega por barco al puerto de Tuxpan, Veracruz y de ahí esa gasolina se manda por tubo o pipa a la refinería de Tula, Hidalgo donde es repartida a buena parte del centro del país como la Ciudad de México y sus zonas aledañas.

Al respecto, Pemex informó mediante un comunicado que el abasto de gasolina está garantizado.

“Ante la presencia del huracán Harvey en el Golfo de México, el abasto de combustibles en el país está garantizado ya que se cuenta con inventarios suficientes de gasolinas y diésel.

27agopag4economia

4 claves para venderle a la Generación Z

26 agosto, 2017 at 6:01 pm

4 claves para venderle a la Generación Z

Los millennials pueden ser una de los grupos de edad con consumidores más ávidos, pero el futuro de las marcas lo está marcando la Generación Z.

Se trata de los individuos que este 2015 cumplirán 21 años, es decir, que nacieron a partir de 1994. Son diferentes a la Generación Y ya que no se quedan solo en los deseos de cambiar el mundo y a diferencia de sus padres, la famosa Generación X, no pretenden solo acumular bienes materiales. Están un poco a medio camino entre el idealismo y el materialismo.

Son completamente digitales, es decir, manejan más de una pantalla a la vez, son autodidactas y aprenden de Internet, son creativos y como crecieron en un entorno económico difícil -como la crisis financiera de 2008-, suelen ser autosuficientes.

“Son jóvenes que están orientados a objetivos (achievers), piensan su vida como una superación constante de niveles (porque crecieron con los videojuegos) y suelen ser muy reactivos a su mundo”, dijo Jennifer Medina, Chief of Innovation and Intelligence de la agencia de investigación Big Foot.

A diferencia de los millennials, que usan las redes sociales para compartir información, la Generación Z gusta de aprovechar diferentes plataformas para generar contenido propio.  Y son completamente responsivos a las estrategias de marketing digital.

“Su comunicación es casi absolutamente visual. Son mucho más conceptuales y manejan imágenes, memes, multimedia y símbolos como ningún otro porque consideran que estos medios se prestan menos a malas interpretaciones y abarcan más que las palabras”, aseveró Jimena León, Innovation and Intelligence Analyst Jr., de la firma.

Este colectivo, que agrupa al 25.9 por ciento de la población mundial, aún no tiene gran poder de compra, pero las marcas deben de ponerles atención para asegurar su permanencia en el mercado.

Las expertas enlistaron 4 consejos para que las marcas puedan crear una relación con esta generación:

1. Aprende el “lenguaje Z”
Los jóvenes de esta generación son más conceptuales, usan menos palabras, son más sintéticos y fuertemente basados en las imágenes. Debes experimentar con nuevas plataformas como Vine o Instagram.

Para ellos los medios tradicionales no son suficientes, por lo que requieren esfuerzos en conjunto. Por ejemplo, Coca-Cola hizo un comercial en televisión que se ligaba al smartphone de los espectadores.

2. Construye hacia ellos 
La Generación Z no está interesada en marcas que solo quieran destacar su identidad, no quieren empresas que busquen ser las protagonistas. Al contrario, quieren que las empresas los ayuden a resolver problemas o a construir su propia historia. Aprecian mucho las herramientas como las aplicaciones (por eso se les llama también la App Generation) y quieren negocios que sean sus acompañantes.

3. Entiende que hay otras “monedas”
Para ellos es muy importante el nivel de influencia que puedan tener en redes sociales. A esto se le conoce como social currency. Las marcas que quieran llegar a la Generación Z deberán ayudarlos a mantener poder social con ventas y aplicaciones que los ayuden a destacarse.

Un caso destacado de este punto es American Eagle México que en su llegada buscó personajes influyentes entre sus seguidores para que fueran modelos.

4. Vincularlos
La Generación Z sabe que no es suficiente con ofrecer un producto pues saben que otras marcas hacen lo mismo. Ellos buscan experiencias de compra que sean memorables y que los ayuden a hacer algo más. Por ejemplo, los zapatos Toms se ganaron el favor de este colectivo al ofrecer calzado para personas en condiciones difíciles por cada compra.

Son muy sensibles a lo que pasa en su mundo, pero quieren generar un cambio de manera práctica. Es decir, no se van a ir de activistas con colectivos estilo Greenpeace, pero van a  comprar las marcas que donen a las causas en las que creen.

 

Fuente: Soy Entrepreneur

Peligra seguridad energética, ya no existen yacimientos gigantes: advierte Coldwell

26 agosto, 2017 at 5:49 pm

El titular de la Secretaría de Energía reconoció que en México ya no existen yacimientos gigantes como lo fue el de Cantarell. Foto: Getty

La seguridad energética podría estar en riesgo si la producción de gas natural sigue en declive, toda vez que la dependencia de las importaciones ha crecido de manera alarmante para poder satisfacer la demanda nacional.

Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía (Sener), reconoció que en México ya no existen yacimientos gigantes como lo fue el de Cantarell, por lo que sólo se aspira a encontrar “muy buenos pozos” como Zama y Amoca.

Sin embargo, se espera que el desarrollo de campos petroleros, no sólo por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) sino también de privados, ganadores de las rondas de licitación, contribuyan a incrementar la disponibilidad del mencionado hidrocarburo a fin de revertir el declive de las reservas y producción.

“El país no puede seguir con esta declinación de su producción de gas natural y esta creciente dependencia con el exterior, exponiéndose a que en algún momento tengamos problemas de seguridad energética”, advirtió el funcionario.

El funcionario insistió en que es necesario diversificar la exploración y extracción, en la que participen un número importante de empresas en distintos segmentos como aguas profundas, campos en tierra, aguas someras, con recursos convencionales y no convencionales.

“El 50% de los recursos prospectivos de gas y de petróleo de México están principalmente en campos no convencionales”.

Por ello, en las próximas semanas se lanzará la primera licitación 2.5 de campos mixtos en tierra en Tampico Misantla y la cuenca de Burgos, cuyo enfoque se concentra en estimular la producción de gas del país.

“Estamos preparando la 3.1 para agua someras y terrestres convencionales, que sería en el mes de septiembre y antes de que termine el sexenio, esperamos lanzar una más de aguas profundas y de campos mixtos terrestres no convenciones y convencionales.”

Recordó que se han lanzado siete licitaciones que han permitido la adjudicación del 74 por ciento de los bloques ofertados, que comprometieron inversiones por 59 mil millones de dólares.

Fuente: Dinero en Imagen

G500 invertirá dos mil mdp para gasolineras de marca propia

25 agosto, 2017 at 2:55 pm

Resultado de imagen para g500 gasolineras

El grupo gasolinero G500 y la compañía suiza Glencore inauguraron la primera de las mil 400 estaciones de servicio que operarán bajo su marca propia, para lo cual invertirán dos mil millones de pesos.

De acuerdo con el director de G500 Network, Emilio Estrada, esperan terminar la reconversión de sus gasolineras a finales de 2018, las cuales tendrán programas de lealtad, monedero electrónico y tiendas de conveniencia.

El directivo indicó que la renovación total de sus mil 400 estaciones se prevé para finales de 2018, para lo cual invertirán dos mil millones de pesos en el desarrollo de la imagen, servicio y formación de los empleados.

A su vez, el presidente de G500 Network, Antonio Caballero, expuso que exportarán desde México su marca, con el objetivo de convertirse en una empresa internacional, lo cual se espera iniciar en dos años hacia Estados Unidos, Centroamérica o Europa.

Precisó que la gasolina cuenta con un aditivo que limpia los inyectores y permite un mayor rendimiento, además de ser más amigable con el medio ambiente, proceso que se hará en cada una de las estaciones de servicio.

De hecho, destacó, el grupo gasolinero representa 12 por ciento de las estaciones de servicio en México, además de mover más combustible que toda Colombia y Perú.

Caballero resaltó que cuentan activos por tres mil millones de dólares, además de generar alrededor de 25 mil empleos, y que la asociación con Glencore les permitirá competir con las empresas extranjeras.

En este sentido, el presidente de la compañía dijo que para lograr esto tenían que sumar esfuerzos con el más grande, es decir, Glencore, no obstante, Pemex es y seguirá siendo un socio.

“Viene la temporada abierta, a partir de ahí las capacidades de Pemex se subastan y piensan ser muy agresivos en ellas para tener los mayores espacios posibles en donde tengan presencia”, detalló.

 

Fuente: radioformula

Chevron y su gasolina con Techron llegan a Hermosillo

23 agosto, 2017 at 2:39 pm

Una de las mayores petroleras del mundo, la estadounidense Chevron, anunció su llegada al mercado de combustibles en México, con la próxima inauguración de su primera estación de servicio en Hermosillo, Sonora.

En un comunicado detalló que, en alianza con una red local de estaciones de servicio, participará en la importación, distribución y comercialización de productos refinados en el país.

Chevron es una marca reconocida por sus productos, instalaciones y servicio.

Las estaciones Chevron ofrecerán gasolina Chevron con Techron. Techron es un aditivo que ayuda a eliminar los residuos dañinos para el motor y a mantenerlo limpio.

“Nos complace ofrecer a los consumidores mexicanos gasolina Chevron con Techron, la cual ayuda a maximizar la potencia, vida y desempeño del motor”, señaló Brant Fish, vicepresidente de productos Chevron para el continente americano.

“Estamos entusiasmados con los planes de crecimiento de la red de estaciones de servicio Chevron en México.”

En las próximas semanas,estaciones de servicio Chevron también abrirán sus puertas en los estados de Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur.

 

Fuente: El Economista

Buscan promover producción de etanol

21 agosto, 2017 at 2:41 pm

A 120 días de que entre en vigor la liberación de precios a condiciones de mercado para los estados del centro del país, empresarios gasolineros de 20 entidades unen fuerzas y preparan una estrategia para vender gasolinas oxigenadas con etanol “a precios más bajos que los actuales”.

Además de la importación del biocombustible, los empresarios gasolineros preparan una iniciativa que presentarán al Congreso de la Unión para que 30% del etanol que oxigenará las gasolinas en el país sea producido en México. “Es una puerta de oro que se abre para el campo mexicano y lo que estamos previendo en Amegas es presentar una iniciativa que irá a la Cámara de Diputados para que en la Ley de Hidrocarburos se contemple que cuando menos 30% de etanol sea producido en México y que esto venga a impulsar el campo”, afirmó el presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), Pablo González Córdova.

A raíz de la modificación de la Norma Oficial Mexicana NOM-016-CRE-2016 sobre las especificaciones de la calidad de los petrolíferos que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el pasado 26 de junio, que considera técnicamente viable la introducción de gasolinas hasta con 10% de etanol anhidro como oxigenante en las gasolinas regular y Premium (mezcla E10), empresarios del sector la consideran una oportunidad de negocio tanto para ellos como para los productores del campo debido a que el biocombustible se produce a partir del maíz y la caña de azúcar.

La iniciativa que será presentada a través del senador Benjamín Robles pretende impedir que se permita la importación de 100% de etanol y que haya una garantía para que los mexicanos que inviertan en biorefinerías tengan oportunidad de vender su producto.

Enfrentarán a extranjeros

A decir del presidente de Amegas, la modificación a la norma “abre las puertas para que las petroleras trasnacionales, preferentemente de Estados Unidos por logística, van a inundar en breve el mercado con gasolinas oxigenadas con etanol a 10%, E10, y el objetivo es que los empresarios gasolineros nos unamos para realizar la compra de volumen a escala”.

A partir del 30 de noviembre entrará en vigor la liberación de precios para los estados del centro como Aguascalientes, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco. Ante ello, gasolineros de esas entidades realizarán el próximo 18 de agosto un foro sobre los retos y oportunidades que representan las nuevas gasolinas con etanol.

 

Fuente: El Economista